#ABRAN CU

Publicado en: November 4th, 2016

clasico_partido

 

 

No sé si lo han notado, tal vez les cueste algo de trabajo creer lo que les estoy por comentar, pero aquí en Coaches de Tribuna somos un par de locos apasionados por el fútbol americano y si bien Coach Gubo y yo apoyamos a distintos equipos de NFL (él es Steeler y yo soy Raider), hay algo en lo que los dos coincidimos, nuestro amor por los Pumas C.U.. Este sentimiento viene de familia, ya que mi tío Pepe (papá de Gubo) jugó en Cóndores y por ende a ambos nos llevaron a ver juegos a Ciudad Universitaria (específicamente a los Cóndores) desde que eramos niños. Durante seis años yo me fui a vivir a Chihuahua, recuerdo haber visto el juego de campeonato 1991 de ONEFA en el cual Cóndores derrotó al Tecnológico de Monterrey,  pero no volví a asistir a un juego en C.U. hasta que regresé a vivir a la Ciudad de México en 1995. Si bien asistí a varios juegos ese año, recuerdo en particular el primer juego en contra de las panteras de la UAM, más ningún partido pudo igualar al clásico de ese año, en el el que los Pumas se impusieron a la escuadra del coach Jacinto Licea por un marcador de 27-20. Ese día me di cuenta de que había visto algo especial, un ambiente que ningún otro juego puede igualar en este país, el ambiente de un verdadero clásico nacional, pues los clásicos inventados por Televisa son copias infladas por los medios. Lo que tristemente no sabía es que a ese juego entre selecciones de ambas casas de estudio, le quedaba poca vida. El clásico se jugaría por dos años más 96 y 97, partidos que ganaría el IPN, para tomarse un descanso (por el mismo asunto de siempre, los grupos de porros representaban una amenaza más grande e incontrolable que la bomba atómica) y volvería en 2001 y 2002, para ser ganados por los Pumas Dorados y desaparecer hasta el día de hoy 2016.

AÚN NOS QUEDABA EL CLÁSICO DE TEMPORADA REGULAR

Si bien por razones de seguridad nos habían quitado el verdadero clásico, aún teníamos el enfrentamiento de temporada regular, el cual entre otras cosas nos entregó la disputa final por el título de la conferencia centro de ONEFA, 17-0. Recuerdo ese juego, los Goyas, el respeto que la defensiva de las Águilas Blancas le tenía a Jonathan Barrera, el jugador de Universidad festejando un touchdown con los brazos abiertos y mirando al cielo mientras se encontraba de pie sobre el escudo de Pumas, pero ¿saben que es lo que más recuerdo? Que esa vez asistí al estadio con mis padres y que el ambiente que se sentía era de tranquilidad, pues los asistentes fuimos a presenciar un juego de nuestro deporte favorito. Si la memoria no me falla (y sé que no) ambas tribunas estaban llenas ese día, se escucharon Goyas y Huelums y al final del juego todos nos fuimos a casa y no se registró disturbio alguno. Posteriormente escuché que habían detenido a cuatro fulanos, que si tomamos en cuenta que ese día en el olímpico asistimos por ahí de 50 mil, cuatro detenidos era algo que teníamos que festejar, pues las dos aficiones mostramos que nos sabemos comportar y respetar sin importar cual es el marcador final.

Hace un par de años (2014) se aventaron la puntada de mandar una semifinal Pumas vs Burros Blancos del IPN a la ciudad de Chihuahua, castigando a los jugadores de ambas escuadras (por no poder jugar en la sede que le correspondía al mejor rankeado), así como a la afición, al no poder viajar hasta el norte del país para apoyar a nuestros equipos.

Para esta temporada 2016 de ONEFA, el juego final de la temporada regular estaba pactado para el 5 de noviembre en C.U. entre Águilas Blancas y Pumas, pero resulta que por un incidente días antes entre grupos de porros de ambas instituciones, el juego se jugará a puertas cerradas pues no se puede garantizar la seguridad de los asistentes al juego.

#ABRANCU

 

Todos juntos, fans del Poli como de la UNAM pedimos que abran C.U.

Todos juntos, fans del Poli como de la UNAM pedimos que abran C.U.

 

El miércoles pasado (Noviembre 2 2016) coach Gubo y su charro negro, fuimos invitados por miembros de Yarda 50 (porra oficial de Pumas CU), a un evento en el que junto a Orgullo Guinda (porra oficial de las Águilas Blancas), se expresaron distintas razones por las cuales las puertas del estadio olímpico deben de abrirse para que los aficionados disfrutemos de lo que debe ser una fiesta del fútbol americano nacional.

En un ambiente cordial y de mutuo entendimiento, tanto fans de Pumas como de Águilas Blancas se expresaron ante Máximo Avance y Coaches de Tribuna (había un enviado de Reforma, pero el reportero no tenía mayor interés, tomó fotos, recibió los escritos de ambas porras y se fue), las razones para que cualquiera que lo deseé asista al juego.

Es de resaltar la concordancia de ambos lados, entre ellas que los verdaderos aficionados sabemos estar a la altura del verdadero Clásico Nacional y que son un pequeño grupo de desadaptados los que manchan este evento.

Uno de los puntos que escuché en más de una ocasión fue el, si no pueden cuidar un evento de 40 mil personas, ¿como lo harán en el Azteca cuando vengan a jugar los Raiders y Texans, pues el aforo de ese inmueble es mayor? ¿Realmente quieren las autoridades dar tal ejemplo de ineptitud ante el país y la NFL? Pues señores, de esto se enterará la liga que nos visitará el 21 de Noviembre.

Señores de las autoridades tanto de la ciudad, como de ambas casas de estudios, nosotros los aficionados sabemos como comportarnos en un evento que representa toda una tradición en el deporte nacional, tradición que nos enorgullece y a la que cada año se suman nuevas familias.

No me queda otra cosa más que despedirme con un GOYA!!!, un HUELUM!!! Y decirles que la gran familia del fútbol americano nacional les pide sólo una cosa…

¡¡¡ABRAN C.U.!!!

 

 

 

Website Security Test